Los 7 elementos fundamentales para la existencia de una franquicia

5 Retos de las franquicias
enero 12, 2019
6 pasos básicos para elegir una franquicia
enero 16, 2019

Los 7 elementos fundamentales para la existencia de una franquicia

Para arrancar en este modelo de negocio, que ha sido caso de estudio en las más prestigiosas escuelas de administración hay que empezar por responder dos preguntas.

Algunas de las consultas que con mayor insistencia recibimos  como consultores de franquicias en nuestro despacho son: “Tengo una idea buenísima y quiero franquiciarla o en su defecto tengo un negocio buenísimo que quiero que sea una franquicia”. Para encontrar la respuesta adecuada a estas preguntas, debemos realizar un estudio básico de franquiciabilidad que nos permita poder responderle adecuadamente al empresario o al emprendedor.

Una vez efectuado este diagnóstico inicial encontramos 2 conceptos básicos: 1.- Las ideas no son franquiciables, ya que son meras ideas y 2- No todos los negocios pueden ser franquiciados.

Teniendo claro que no todos los negocios pueden franquiciarse, cabe hacerse la pregunta: ¿Cómo saber si mi negocio puede convertirse en una franquicia? y hemos encontrado los siguientes 7 elementos fundamentales que nos permiten determinar si un negocio puede ser franquiciado.

1.- Debe contar con una marca registrada y sus derechos de propiedad industrial protegidos

Toda franquicia debe contar  con su marca registrada y sus derechos de propiedad industrial protegidos. De esta reflexión se hacen las siguientes preguntas ¿Qué es una marca?, ¿cuáles son los derechos de propiedad industrial que se involucran en una franquicia?  y ¿cómo saber si están protegidos?

Los principales derechos de propiedad industrial involucrados en las franquicias son la marca comercial, el nombre comercial y la enseña comercial, existiendo otros como las patentes, los diseños industriales, los modelos de utilidad  y sobre los que me referiré en extenso en una futura columna. La marca la define el Art. 134 de la decisión 486 de la CAN, que dispone: “Constituirá marca cualquier signo que sea apto para distinguir productos o servicios en el mercado. Podrán registrarse como marca los signos susceptibles de representación gráfica. Podrá constituirse en marca los siguientes signos:

  • Las palabras o combinación de palabras;
  • Las imágenes, figuras, símbolos, gráficos, logotipos, monogramas, retratos, etiquetas, emblemas y escudos.
  • Los sonidos y los olores
  • Las letras y los números
  • Un color determinado por una forma, o una combinación de colores.
  • La forma de los productos, sus envases o envolturas.
  • Cualquier combinación de los signos o medios indicados en los apartados anteriores.”

En Colombia, para tener derecho a la marca esta debe estar debidamente registrada ante la autoridad competente que en este caso es la Superintendencia de Industria y Comercio. El nombre y la enseña comercial se adquieren por el primer uso en el comercio y su utilización es para distinguir un establecimiento de comercio de otro.

En franquicias, si no se tiene la propiedad de estos derechos de propiedad industrial no podrá otorgar una franquicia.

2.- El negocio debe tener un concepto definido

El negocio que se va franquiciar debe tener un concepto claro, suficientemente definido y establecido, no podemos franquiciar una idea por muy interesante que sea y el motivo por el cual no podemos hacerlo es que el otro elemento fundamental para la existencia de una franquicia es la transmisión del Know How, o sea el saber hacer con el cual debo operar mi punto de franquicia, así que si no tengo un negocio estructurado con un concepto claro y definido no podré hacer una transmisión adecuada del know how o del saber hacer. Y no podré franquiciar mi negocio.

3.- Debe existir un mercado potencial para la explotación de la franquicia

Uno de los elementos a tener en cuenta cuando decido que voy a franquiciar mi negocio, es determinar si existe un mercado potencial para la explotación de la franquicia. Muchas veces los empresarios tienen negocios que con un solo punto abarcan las necesidadesdel mercado de ese producto o servicio. Pensar en hacer una expansión del mismo cuando no va a existir un mercado potencial para comercializar adecuadamente la franquicia implica que este empresario perderá su inversión en el desarrollo de esta y no podrá comercializarla, porque no habrá un mercado interesado en ella.

4.- Debe ser comercialmente atractiva.

 

La franquicia no solo debe tener un mercado para poder vender el concepto por parte del franquiciante a potenciales franquiciados, sino que los productos o servicios que se vendan u ofrezcan a través de la franquicia sean comercialmente atractivos. De esta manera, tener acceso a un mercado hará que la franquicia tenga un desarrollo exitoso. En ocasiones hemos encontrado modelos de negocio que pueden tener un gran potencial comercial, pero estos tienen productos o servicios que no son los adecuados a las zonas en que se va a explotar la franquicia.

5.- Debe estar legalmente constituido

Este elemento es de vital importancia para el desarrollo de la franquicia, hay una buena cantidad de negocios con un altísimo potencial para convertirse no solo en una franquicia, sino en un franquicia muy exitosa pero resulta que son negocios que nacen en la informalidad y continúan en ella, porque “es mejor negocio” no pagar prestaciones sociales, no pagar parafiscales, ni impuestos y utilizar indebidamente el espacio público y no cumplir con los requisitos que la ley impone. Si un empresario aspira a que su negocio sea franquiciado debe estar totalmente en la legalidad y cumpliendo con cada uno de sus deberes y obligaciones como empresario.

6.- Debe ser financieramente un buen negocio

Siempre se ha dicho que la franquicia es un gana – gana y  la franquicia debe estar pensada y concebida con un buen negocio financiero, si la franquicia no cumple con este requisito, será un fracaso estrepitoso para ambas partes: el franquiciado perderá su inversión y el franquiciante verá cómo su marca e imagen serán severamente golpeadas.

7.- Debe ser repetible y transmisible

Uno de los elementos principales de la franquicia es la transmisión del conocimiento (Know How) del franquiciante al franquiciado. Esto es posible a través de manuales, asesoría y capacitación entre otros. Si este saber hacer no es replicable y transmisible el franquiciado no podrá operar exitosamente su franquicia.

Fuente: www.finanzaspersonales.co