TOMADO DE: FINANZAS PERSONALES

Si usted es de quienes quiere ser emprendedor, tiene un “dinerito” guardar y no quiere asumir el riesgo de fracasar, las franquicias pueden ser una opción adecuada que responda a sus necesidades.

Una de las estrategias de crecimiento de muchas empresas consiste en “franquiciar” su negocio. Es por eso que quizá usted ve cómo una misma marca tiene sus tiendas en varios puntos de una ciudad o, incluso, de un país. Esto se logra porque la marca es muy reconocida y ha tenido muy buena acogida por sus productos o servicios.

Entonces, lo que sucede es que las empresas deciden vender su modelo de negocio a otras personas que estén interesadas, lo que se conoce como “franquicia”. Según Luis Felipe Jaramillo Lema, Presidente de LFM, esto implica dos definiciones: “es un modelo de expansión de negocios y una estrategia de crecimiento para una pequeña y mediana pyme que puede crecer asegurando propiedad intelectual e industrial”.

Pero, por otro lado, está el tema que le puede interesar a un emprendedor, ya que “es una alternativa de emprendimiento a través de la cual una persona natural o jurídica licencia el uso de una marca de manos de un franquiciante y recibe capacitación y manuales, normalmente a cambio de un canon de entrada y del pago de unas regalías que se liquidan sobre el valor de las ventas” añade Jaramillo.

Para emprendedores

En el mundo, esta es una forma en la que grandes empresas tienen para poder expandir su negocio pero a la vez se constituyen en oportunidades para emprendedores dado que es una “alternativa de emprendimiento menor riesgo, porque ya es un modelo de negocio ya desarrollado”, explica Jaramillo.

El experto señala que en México, España, Brasil y EE.UU se estima que 9 de cada 10 emprendimientos de este tipo, sobreviven más allá del quinto año. Y aunque en Colombia no se tienen cifras exactas al respecto, la situación es similar.

“En una investigación reciente con Datexco y LFM, encontramos positivo que el 78% de colombianos quieren empresa propia. De los que tiene ese sueño, el 80% estaría dispuesto a pagar por adquirir una marca con experiencia y conocimiento que reduzca posibilidades de fracaso en etapa temprana” dijo Luis Fernando Jaramillo.

La ventaja es que es un negocio que maneja ya sus estándares propios de cómo se produce, cómo se factura o cómo se recauda, lo que facilita las condiciones para los emprendedores.

¿Cómo funciona?

Lo que sucede una vez que usted adquiere una franquicia es que asume de una manera autónoma e independiente la gestión de su negocio, “pero siguiendo los lineamientos de quien lo ha hecho y lo ha hecho bien (el franquiciante)”.

El directivo de LMF y presidente de FANYF, la Feria de Negocios y Franquicias, explica además que la responsabilidad está limitada “en la medida que es un patrimonio independiente con sus propias responsabilidades para manejo de relaciones con clientes, administración pública, cámara de comercio, etc. En sí, es una empresa nueva que se crea”.

En cuanto a costos, estas pueden variar dependiendo del negocio al que quiera ingresar. En Colombia, puede encontrar algunas oportunidades desde los $8 millones y medio y hay unas, por ejemplo, que no cobran canon de entrada que solo dicen “hagan una inversión inicial en compra de equipo, mobiliario o de productos de inventario”, porque hay franquicias distintas.

Además, en cuanto a contratos, van desde los 5 a los 20 años. Tenga en cuenta que no hay dos franquicias totalmente iguales.

El paso a paso

  1. Cómo buscar franquicia: información que provee gremio, la feria, cámaras de comercio, redes y consultores como “bróker” de franquicias y portales de internet.
  2. Ubicar negocio que le interesa: ¿En qué sector? alimentos, comercio detallista (moda, vestuario calzado) o servicios. Además, debe tener en cuenta sus propias habilidades y competencias y potencialidad del negocio, así como su presupuesto.
  3. Contactar al franquiciante: se hace un intercambio de información y de quiénes son de cada lado.
  4. Estudiar información, entender negocio, visitar franquiciados (los que ya tienen una franquicia)
  5. Evaluar alternativas: entre las que vio, que pensó, qué opciones hay y qué lugares le ofrecen.
  6. Acompañamiento de un experto: contador, economista, abogado que ayude a revisar tema para ver qué tan rentable y ubicación posible en negocio, la viabilidad.
  7. Tener paciencia y ser intuitivo.
  8. Hacer el negocio: dependiendo de lo que haya acordado y del modelo, usted deberá pagar un canon de entrada o quizás sólo le pueden pedir tener los recursos iniciales para empezar.

En el tema tributario…

Como todos los negocios, el compromiso con los impuestos es importante. Inicialmente, en el pago mismo del negocio hay que tener en cuenta si está comprando a una persona extranjera o colombiana, por el tema de retención en la fuente. Porque, por ejemplo, si es extranjera, la retención es más alta. “La diferencia es inmensa y cuando usted hace inversión “descuadra negocio”, porque los impuestos pueden ser más altos y eso hace que el precio se incremente” explica Jaramillo.

En cuanto a otros temas tributarios, cabe recordar que en el Estatuto los negocios que supongan propiedad intelectual (como franquicias o licencias) están exceptuados del régimen simplificado y hacen parte de régimen común, por lo tanto, están obligados a cobrar IVA.

Fuente: www.finanzaspersonales.com.co