TOMADO DE: VANGUARDIA

Cada día son más los interesados en acceder a este modelo empresarial, ya sea para abarcar nuevos mercados y posicionar marcas o para emprendedores e inversionistas que quieran empezar un negocio

Las franquicias han venido tomando fuerza como un modelo de negocio muy dinámico, que ha jalonado el éxito empresarial, sin importar el sector al que pertenezca la marca.

La razón es una: este modelo minimiza los riesgos, debido a que las ventas son más seguras, al tratarse de un modelo probado y replicado. Esto se ha convertido en una garantía para muchos nuevos empresarios e incluso para quienes ya cuentan con una trayectoria en el mundo de los negocios.

Los resultados así lo confirman. Según Luis Felipe Jaramillo Lema, presidente de la Cámara Colombiana de Franquicias, “el 70 % de las franquicias que se adquieren sobreviven más de cinco años, mientras que el 80 % de los emprendimientos en el país mueren en su primer año”.

Sin embargo, como asegura Alexander Hernández, gerente general de Azul Innovación, “aunque esta modalidad resulte exitosa, no se deben desconocer los riesgos y las barreras que puedan afectar el desempeño del negocio, pues siempre estará expuesto a variables externas y a factores internos que se deben optimizar”.

Razones del éxito

Para Hernández, las tres razones por las cuales, en muchos casos, los emprendimientos propios no logran el éxito empresarial son: ventas insuficientes, escasez de procesos administrativos y falta de experiencia de los socios.

Pero las franquicias no siempre son sinónimo de éxito. Es importante asesorarse de expertos, antes de seleccionar la más adecuada, con el fin de tomar la decisión correcta y eliminar la mayor cantidad de riesgos.

Si bien al comprar una franquicia se minimiza el riesgo de inversión, esto no garantiza el 100 por ciento de éxito, “pues para que sea exitosa, se deben tener en cuenta variables internas, entre las que están el manejo del negocio, y externas, como el consumo y las tendencias del mercado”, explica Hernández.

Además, los expertos recomiendan que al momento de comprar una marca ya creada, se indague qué tanta afinidad tiene el comprador con un tipo de franquicia en particular, con base en su perfil personal, comercial o profesional. De esta manera, es posible entrar ganando desde el principio en este tipo de negocios.

Modelos de franquicias

En el mundo de las franquicias, según explica Colfranquicias, existen cuatro tipos de modelos.

Estos se clasifican en: las franquicias de primera generación, que solo comprenden el licenciamiento del uso de una marca; las de segunda generación, que incluyen tanto el licenciamiento de la marca como la entrega de los procesos operativos.

El tercer tipo de franquicia brinda la capacitación, es decir, la transferencia del conocimiento de una forma expedita, para que se habilite a quienes van a gestionar la franquicia.

El cuarto modelo ofrece un acompañamiento en el tiempo, a través de un director de franquicias, quien debe atender cualquier requerimiento que le formulen los franquiciatarios.

De otro lado, señala Colfranquicias, están las plurifranqui-cias o multifranquicias, es decir, cuando un franquiciado tiene varias unidades bajo este modelo de negocio y desea continuar en esa cadena.

Pero si la idea de negocio tiene una proyección mayor, es-tán las masterfranquicias, que consisten en un tipo especial de contrato, en el que una empresa le concede a otro empresario el derecho a explotar y conceder franquicias en una zona exclusiva. Este modelo se suele utilizar en la expansión internacional.

“El costo de las franquicias depende de qué tan fuerte o representativa sea la marca dueña de la franquicia: a mayor representatividad y posicionamiento de marca, las franquicias tienden a ser más costosas, ya que esto le da garantía al consumidor, y al empresario le genera menos inversión en mercadeo”, aseguró Alexander Hernández, gerente general de Azul Innovación.

Para tener en cuenta

A zul Innovación menciona algunos factores que afectan la supervivencia del negocio:

  1. Entorno económico y social. Las variables externas, tales como los aspectos económicos, legales y tributarios, pueden sellar el destino de un negocio basado en franquicias.
  2. Know how. La insuficiente o mal ejecutada transmisión del know how puede deteriorar el desempeño de la franquicia, por ejemplo, procesos de capacitación y entrenamiento insuficientes o mal enfocados, y no tener mecanismos claros para que ese conocimiento se lleve a la práctica.
  3. Finanzas y administración. Operar un negocio con unas proyecciones financieras sin sustento, con ventas, ingresos y márgenes salidos de la realidad del mercado, pueden ser factores de alto riesgo para la sostenibilidad del negocio.
  4. Quedarse en la zona de confort. El mercado exige constante movimiento, por lo cual se requiere leer las señales del mercado, adaptarse y responder a ellas de manera oportuna.
  5. Selección de la franquicia adecuada. No se trata solo de que la franquicia sea conocida, que esté al alcance de mis posibilidades de inversión o que esté en el campo de mi experiencia particular. El proceso de selección es más complejo de lo que parece.

Fuente: www.vanguardia.com